A poet chooses his or her language to represent all those concealed connotations, sounds, rhythms and colours. Each word is a delegate, there to stand for a hundred or perhaps a thousand others, their constituencies a whole chapter of life or lore. That is why economy, well managed, can speak so voluminously.

 

The Cuban poet Jorge Enrique González Pacheco understands this great and noble form of linguistic politics, selecting only the very finest examples of symbol and sound to serve as senators of the written word.

 

Dr. Gavin O'Toole (The Latin American Review of Books, London, UK)

 

                                                 

Comentario sobre su próximo libro por el escritor chileno Jose Ignacio Valenzuela:

 

Jorge Enrique González Pacheco sabe de sentimientos. De sentimientos profundos, de esos que son imposibles de fingir. De esos que desatan tormentas, guerras, o hacen subir al tope de vértigo y arrebato. En "Habitante invisible" los cuerpos tienen el color de la lluvia, del mar, de las lágrimas, y por eso es posible ver a través de ellos. ¿Y qué es lo que uno puede ver? Piel, mucha piel. Piel que se eriza al contacto de otras pieles. También su naturaleza en estado de alerta, como si el poeta recién la hubiera inventado sólo para nosotros. Hay resurrecciones y pérdidas feroces. Por ahí circulan la figura de la madre, de un primo que partió antes de tiempo, de amigos, de lejanos puertos que por lo visto nunca más podrán alcanzarse. Hay océanos que separan continentes y vidas. Hay lejanías que jamás podrán darse la mano. Hay mástiles que surcan mares y se pierden, y naufragios que solamente provocan deseos de seguir construyendo versos para así lograr superarlos. Hay abismos que la palabra construye con peligrosa precisión. Hay exilios que obligan a la nostalgia para así curar las heridas. Pero por encima de este planeta hecho de agua transparente, de evocaciones que se leen como música, y de personajes que entran y salen de los versos como fantasmas recurrentes, hay siempre una golondrina que nos recuerda que seguimos vivos y alertas a pesar de nosotros mismos. Qué gran poemario es "Habitante invisible". Qué gran territorio ha construido Jorge Enrique para estos Adán y Eva poéticos a los cuales ha dado vida.

 

 

 

 

 

 

 

  ©  Katherine Wickhorst

© 2018 Richard E. Wyckoff